La adolescencia como limbo

La adolescencia es esa fase entre la infancia y la adultez. Implica que uno ya no se siente niño, con lo cual, de manera no consciente, hace un duelo por la fase de inocencia que deja atrás. Por otro lado, todavía no se siente adulto. Por eso mismo es como estar en un limbo. De hecho, el joven no entiende el mundo adulto, que es visto con mucho juicio, cuestionamiento y sospecha. Si como adulto recuerdas tu propia adolescencia, quizás identifiques ese extrañamiento por todo lo que ocurría a tu alrededor.
Sin embargo, en la relación con los jóvenes, y aunque el contexto sea otro, no debemos perder de vista quien es el adulto: por muchas contradicciones o dudas personales que puedas tener, estás por encima en la relación. No somos iguales, existe una relación jerárquica. Eso muy a menudo lo olvidamos.

Aunque parezca inaudito, con sus contestaciones, provocaciones, insultos y demás aspavientos, el joven está pidiendo inconscientemente: ponme límites, contenme… porque yo solo no puedo, no sé, y necesito que estés fuerte porque yo no me siento así. Necesito saber hasta donde puedo llegar. Eso es lo que nos piden: que seamos la parte madura de la relación. No es fácil estar en ese lugar, porque los adultos somos personas con corazoncitos y a menudo reaccionamos a los ataques de los adolescentes con la misma fiereza. Así que lo más recomendable (y siempre depende de la situación) es no entrar al trapo, y en todo caso expresar al joven que ese trato nos ha dolido.

Imagen de la serie de los 90 “Parker Lewis nunca pierde”

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s