Perderse para encontrarse: aprendiendo a vivir en la incertidumbre

En el último artículo, cuestionaba el contenido y el tono de las charlas motivacionales que tanto se han prodigado en los últimos años. Me lo cuestiono cuando entran en la cosa de la sopa para todos: cuando se posicionan desde la cosa de “si a mí me ha funcionado, a tí también, sólo tienes que intentarlo“. No me parece tan fácil. Considero, por experiencia propia, que conseguir requiere de cierto esfuerzo y saber moverse ante lo inesperado. Intentar requiere de tiempo y energía.

Sinceramente siento que andamos bastante perdidos y que en el fondo no sabemos demasiado bien por dónde van los tiros. Considero que andamos buscando fórmulas magistrales que en un santiamén nos den lo que anhelamos o nos resuelvan equis circunstancias. Pretendemos recibir mucho dando poco. Porque yo lo valgo. Y en un clic. El terreno hacia la frustración está sembrado.

Cuando digo que no sabemos demasiado bien por dónde van los tiros, me refiero a cómo el mundo online está cambiando todas las relaciones, sean de tipo laboral, personal, etcétera. Y en general cómo está afectando y cómo afectará la incorporación de la tecnología en nuestras vidas, aunque hay mucha diversidad de opiniones y teorías.
Parece que en los próximos años los objetos van a conectarse a internet. Le llaman internet de las cosas. Nuestra nevera va a hacer las compras en lugar de nosotros. La lavadora va a decidir qué programa es el mejor, así como la cantidad de agua y jabón precisos. Las luces del salón se van a cerrar cuando se lo digamos.

Como no tengo la bola de cristal, no sé cómo se van a desarrollar los acontecimientos ni cómo va a repercutir socialmente esta híperconectividad de los objetos, materiales y personas. Sólo sé que actualmente las personas en lugar de comunicarnos personalmente, lo hacemos vía whatsapp. Sé que el whatsapp genera muchos malentendidos y que el teléfono móvil en general nos crea cierta o mucha adicción. Tampoco dispongo de fórmulas mágicas que vayan a asegurarnos el éxito, la felicidad, el amor.
No sé lo que va a ocurrir en el segundo siguiente, mañana o la semana que viene. Tengo mis planes; sin embargo por experiencia sé que la vida llega con sus sorpresas. Así que estoy aprendiendo a convivir con la incertidumbre y el cambio, que es lo único que me parece seguro que sí se da.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s