Mito del amor romántico nº 3: la exclusividad

Después de haber visto el mito nº 2 (la pareja como condición vital) vamos a ver de qué trata el mito del amor romántico nº 3: el de la exclusividad.

Supongamos que has encontrado a esa persona especial o, por lo menos, suficientemente buena, como para tú querer estar en pareja con él o ella. Supongamos también que la otra persona, siente lo mismo respecto a ti. Supongamos que ya lleváis un tiempo y tomáis la decisión de convivir bajo el mismo techo. Os mudáis. Pasan los años. Quizás (e incluso) os casáis, os hipotecáis, tenéis hij@s.

Lo que la gente no cuenta es que la vida en pareja es complicada. Cada uno tiene sus manías, sus virtudes y sus defectos. Uno deja la tapa del lavabo subida; el otro cree que mejor bajada. Uno es más mañanero, el otro más nocturno. A uno le encantan las pelis de superhéroes, el otro es más de series y a poder ser comedias ligeras. A uno enseguida le molesta el polvo de las estanterías, el otro parece entrenado para verlo… jamás. Uno siempre recuerda las fechas, el otro no las tiene presentes sistemáticamente. Uno avisa que llegará tarde, el otro se olvida y no avisa (casi) nunca.

La vida de pareja se puede complicar aún más con la llegada de los hijos. Esto merece un capítulo aparte. Los que sois padres lo sabéis: los hijos demandan mucha atención y energía. La pareja puede quedar relegada entre poner lavadoras, los trabajos respectivos, llevar o recoger a los hijos o hacerles de taxi para que lleguen a sus actividades extraescolares. Más otras responsabilidades. Total: que a las 10 de la noche un@ se queda dormid@ viendo esa serie en la plataforma X (acepto esponsorizaciones). Y el sexo… ¿qué es eso?

Ya lo comentaba en el primer mito: el amor romántico diviniza al otro. Y es en la convivencia, muy especialmente, donde uno encuentra a la persona que tenía quizás ¿un poquito (mucho) idealizada? La romantización también idealiza cómo será la convivencia o como será la experiencia de ser padres.

Parejas y padres del mundo: ¿por qué no hablamos abiertamente también del polvo en las estanterías, los pañales de los niños, la ropa sucia para lavar, el pago de facturas, etc.? Lo digo para hacernos a todos un favor y rebajar expectativas. También a las futuras generaciones.

Pero, además, una vez los dos miembros de la pareja se han escogido mutuamente, según el contrato de los Manuales de Socialización y del Amor Romántico, la pareja viene con una cláusula: la relación será exclusiva; cualquier otra persona queda fuera del dúo.

La realidad sin embargo es más compleja. Si las personas se atrevieran, contarían que, pueden querer mucho a su compañer@, pero también se han sentido atraídos por otras personas. No solo atracción. En algunos casos, se enamoran de otros. Y lo que parece que solo me ocurre a mí, se normalizaría con relativa tranquilidad al ver que somos muchos a quienes les ocurre.

Pero no acostumbra a ser así. O uno lo tiene muy claro y lo maneja con esa tranquilidad; o bien entra en estado de shock y se le disparan varias emociones y sentimientos que pueden perdurar más o menos en el tiempo y que pueden ser motivo de consulta: miedo, culpa, vergüenza, ansiedad.

¿Cómo puede ser? ¿Qué quiere decir esto? Si siempre he sido fiel. ¿Cómo me he podido enamorar? O, ¿cómo puede ser que sienta atracción por otr@? ¿Qué tipo de persona soy? Pero si yo quiero a mi pareja, si estamos muy bien, si… Y entras en colapso.

Insisto, si habláramos más abiertamente de estos temas, se normalizaría y alijeraría algo que ocurre, en secreto y a menudo, con gran sentimiento de culpa y susto.

No te pasa nada. O, mejor dicho: sí te pasa. Te pasa que estás viv@, que tienes sangre en las venas, y un cuerpo; porque también eres instinto.
Sobre la fidelidad… lo trataremos en el próximo mito. 😊

To be continued.

Imágenes: Pixabay

Si quieres recibir éste u otros artículos y recursos en tu correo, apúntate a mi newsletter. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Si lo que quieres es trabajar algún aspecto de tu relación con el amor, ponte en contacto conmigo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s